viernes, 3 de junio de 2011

Embarcadero de Aldea Moret.


Desde el pasado día 23 de marzo la antigua nave de fosfatos de Aldea Moret es “Embarcadero”, un centro cultural para Cáceres donde las exposiciones, los conciertos y la creación (gastronómica, moda, arte…) darán vida a este recuperado espacio.
El Ayuntamiento dice que el edificio se autofinanciará y que será el centro de la innovación y la participación. Su puesta en marcha sólo ha costado 5 millones de euros.
El edificio se ha dividido en tres espacios:
  1. La nave de la innovación social y económica, que alojará empresas especializadas en gestión, comunicación e innovación social y económica (en estos momentos el Ayuntamiento cierra con diversas firmas su instalación definitiva en el centro).
  2. La Minería de Ideas, que alojará servicios como el Centro de documentación y de la minería, el archivo de creadores de Extremadura, el observatorio de las industrias creativas y culturales, una sala polivalente y una biblioteca pública.
  3. La Factoría de la Sostenibilidad, con empresas relacionadas con la sostenibilidad y el medio ambiente y salas destinadas a la formación especializada.
A ello se añaden las zonas comunes: espacios expositivos, salón de actos, despachos para asociaciones vecinales, centros de formación y nuevas tecnologías, cafetería, parque interactivo, sala de juegos para niños y zonas de ocio en el interior y el exterior.

Fue hace un año cuando la Junta de Extremadura iniciaba el expediente de declaración BIC para Aldea Moret, posiblemente se alcance tal catalogación a lo largo del mes de junio. Lo lógico es que se utilice todo el plazo que legalmente se estima, 16 meses, más si cabe cuando se trata de un expediente tan complejo: cuatro de los antiguos pozos de extracción (La Abundancia, La Esmeralda, María Estuardo y San Salvador), el almacén de superfosfatos, el edificio “La fosa”, el embarcadero, las instalaciones productivas, la factoría, la piscina y depósito de agua, la iglesia de San Eugenio y el malacate.
A mayores dicho expediente recibió alegaciones que justamente pedían una mayor protección extendiéndola hacia todo lo relacionado con la actividad minera: el complejo ferroviario, los barrios obreros…
Aldea Moret conserva restos de la que fue la gran industria minera de la ciudad, foco de riqueza y desarrollo a comienzos del siglo XX y referente de la historia moderna de Cáceres.
Precisamente esta declaración como Bien de Interés Cultural no sólo será una vía para la recepción de ayudas económicas, también viene acompañada de una garantía para que la zona quede fuera de toda intervención urbanística, como requirió el Ministerio de Cultura para que Aldea Moret formase parte del Plan Nacional de Patrimonio Industrial. Fue en febrero de 2008 cuando el Ayuntamiento y el Ministerio así lo acordaron.
En la memoria del trabajo residen los recuerdos de aquellos obreros que con su esfuerzo y dedicación fueron testigos de la industria. Ellos son quienes custodian los momentos de esplendor y auge de la empresa.
Aunque el cambio es radical, la recuperación del embarcadero es satisfactoria puesto que lo dota de vida, lo revaloriza y se impide que caiga en el más absoluto de los olvidos y en la posterior pérdida definitiva.
Aquel embarcadero del recuerdo, construido en 1956 para dar salida a 5.000 toneladas de mineral al mes, disponía de báscula, galería superior y todos los cerramientos.
Este pasado fin de semana ha sido inaugural. Por “Embarcadero” han pasado 600 personas que ya han disfrutado de las exposiciones instaladas. Para esta primera semana de vida la programación incluye poesía, arqueología, gestión cultural…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada