martes, 7 de septiembre de 2010

Caos de bloques de Huelgoat

En Huelgoat, Francia, existe un río que circula entre bloques graníticos (Chaos), formando un entramado pseudo-cavernícola, donde se puede disfrutar de una visión atemperada de la naturaleza, dado que el cauce está regulado aguas arriba.


Gracias a escaleras y barandillas se puede uno adentrar en este pequeño mundo aparentemente inestable, sin mojarse y sin arriesgarse a caer a un pequeño abismo que produce cierta aprensión por su nombre (Cueva del Diablo).
Dentro de este roquedo se ven las huellas geológicas de la corriente, que pule aún más las rocas graníticas, como ocurre en muchos cauces donde el substrato rocoso es similar. Ejemplos de caos de este tipo tenemos en Extemadura, como el llamado Rugidero, en el Parque Natural de Cornalvo, solo que sin medidas de protección para los visitantes ocasionales que hasta allí se acercan.

A los franceses les gusta mucho lo mitológico en relación con sus bosques y en Huelgoat, al igual que en Grocelandia (también en Bretaña), gustan ver sus contrastes lumínicos, los sonidos, etc. En el Bosque de Huelgoat, cuando tomé estas fotos, estaban preparando un concierto, pues la acústica y la belleza del entorno fomentan el disfrute de la música. Y si quieres andar, pedalear o cabalgar entre ríos de piedras y árboles, éste es el sitio perfecto, con permiso de hadas y duendes, claro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada