jueves, 9 de septiembre de 2010

The Man who Painted Caves, de David Antony Clark.

Tengo este CD desde hace bastantes años y siempre acudo a él para relajarme cuando ando algo estresado. La razón la conocen aquellos que lo han escuchado: como otras grabaciones de este autor neozelandés (ver su web en español: http://www.davidantonyclark.com/indexsp.htm) o de otros autores de la mal llamada New Age, nunca mejor dicho que la música amansa a las fieras.

David Antony Clark es de los que atrapa con sus ritmos. En lugar de realizar una torpe explicación de esta música, prefiero que leáis la reseña que aparece en el blog de Pepe Cantos (http://solsticiodeinvierno.blogspot.com/), donde hay otras muchas y acertadas críticas musicales de numerosos autores.

Creo que este tipo de músicas podrían utilizarse como hilo o fondo sonoro en muchas de las cuevas turísticas que hay por el mundo, además de en algunos museos. Quizá en algunos países se haga algo al respecto, aunque no conozco nada en Europa en ese sentido. Así los artistas tendrían una adecuada vía para expresarse musicalmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada