lunes, 6 de septiembre de 2010

Cavernas y Simas de España, de Puig.

Don Gabriel Ramón Manuel Puig y Larraz (1851-1917), ingeniero de minas, publicaría el primer catálogo espeleológico español (Cavernas y Simas de España) en 1896, en Madrid.
Puig y Larraz formó parte de la Junta Directiva de la Sociedad Geográfica de Madrid. Además, fue vicepresidente de la Sociedad Económica Matritense de Amigos del País y presidente de la Real Sociedad Española de Historia Natural en 1900.
Puig Larraz había publicado años antes (1888), junto con R.Sánchez, "Datos para la geología de la Provincia de Santander", en el Boletín de la Comisión del Mapa Geológico de España. Al año siguiente de su ya famoso catálogo espeleológico publicaría otro ("Catálogo geográfico y geológico de las cavidades naturales y minas primordiales de España"), en los Anales de la Sociedad Española de Historia Natural. Y en 1898 traduciría (y anotaría) al castellano el libro "Exploraciones subterráneas en Baleares y Cataluña", de Edouard-Alfred Martel, el padre de la espeleología deportiva. Dada la bibliografía de Gabriel Puig, se puede afirmar que era un amante de la historia y la geografía, pues además de las publicaciones mencionadas, tiene alguna otra que denota su interés por reconocer ciertos aspectos poco conocidos de la historia del conocimiento minero español, por ejemplo, del periodo ilustrado de finales del siglo XVIII.
En la imagen se observa la portada de la reimpresión actual, copia de la edición original del Boletín de la Comisión del Mapa Geológico de España.


En el libro, esencialmente un catálogo descriptivo de las grutas y abismos naturales o seminaturales conocidos a finales del siglo XIX en nuestro país, aparecen referidos varios lugares de ambas provincias extremeñas (según su denominación actual): San Vicente de Alcántara, Burguillos del Cerro, Fuentes de León, Oliva de la Frontera, Salvaleón, Alange, Arroyo de San Serván, Oliva de Mérida, Alconchel y Esparragosa de Lares, en la provincia de Badajoz; y Aliseda, Cáceres, Portezuelo, Marchagaz, Nuñomoral, Pinofranqueado, Trevejo, Zarza de Montánchez y Carbajo, en la provincia de Cáceres. En la mayoría de los casos, se trata de abrigos y no cuevas propiamente dichas. Además, muchas son referencias orales, que no fueron corroboradas por el autor.
No obstante, lo esencial de este libro (ahora reimpreso por la Librería París-Valencia, dentro de una colección ya reconocida como uno de los mejores esfuerzos por recuperar una bibliografía esencial de la cultura del siglo pasado) es el esfuerzo de recopilación, que serviría para marcar un punto de inflexión en lo que a esta ciencia y deporte supuso para España, uno de los países con más cavernamientos de Europa, a comienzos del siglo XX y, especialmente, después de la Segunda Guerra Mundial, cuando se popularizaría la espeleología de manera definitiva en España, gracias a la influencia de espeleógos europeos (Martel, De Joly, Casteret, etc.).
Podéis descargar el libro en pdf en el blog del Grupo de Ciencias de la Tierra (http://espeleogct.blogspot.com/). Aunque al que realmente le guste el tema también lo puede comprar, como es lógico.
Y si os gusta la bibliografía espeleológica, visitad este fenomenal blog (http://espeleologiabibliografia.blogspot.com/).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada