domingo, 3 de octubre de 2010

Chiroptera Extrema Durii

Escribo hoy sobre este grupo de mamíferos caracterizado por su capacidad de volar y su carácter cavernícola (salvo los llamados forestales). Tan pecualiares son los quirópteros o murciélagos que la mayoría de sus especies se encuentran en peligro de extinción en gran parte del planeta (lo cual no sorprende, dada su vulnerabilidad derivada de su alto grado de especialización, fruto a su vez de milenios de evolución).
La Junta de Extremadura lleva estudiando a los murciélagos desde el año 1997, cuando a raíz de la celebración en Cáceres del I Seminario "Espacios Naturales Transfronterizos" se decidió impulsar el conocimiento de los refugios cavernícolas, que incluían las numerosas minas abandonadas existentes en Extremadura (una región con una dilatada historia minera). Así lo puse de manifiesto en un grupo de trabajo durante dicho evento, recién llegado a la administración autonómica, donde la idea tuvo buena acogida por parte de los mimebros de dicho grupo, especialmente de Mª Jesús Palacios González y Atanasio Fernández García, de la Dirección General de Medio Ambiente. A partir de ese momento comenzaron los viajes de reconocimiento con Juan José Pérez González y la inestimable ayuda de los Agentes del Medio Ambiente, entre los que destaco por su entusiasmo a  Nico, a Manuel, a Quico, a Fernando y a Hugo.
Tras aquellos paseos por las pocas cuevas conocidas en la región (todavía no se había hecho el primer inventario espeleológico, que acabaría el grupo espeleológico GETA, de Madrid, en el año 2000), tuvimos ocasión de ir conociendo mejor a estos simpáticos animales (y digo simpáticos porque solamente quienes no se acercan a ellos y, consiguentemente, no llegan a conocerlos mejor o lo hacen con prejuicio, no son capaces de captar ese grato sentimiento hacia los murciélagos, muy extendido entre aquellos que convivimos inevitablemente con ellos en nuestras excursiones por cuevas, minas y túneles).
Años después se ha consolidado la investigación, tanto por parte de ONGs, como SECEMU (http://www.secemu.org/) como de la propia Junta de Extremadura (donde han ido formando parte sucesivamente de los proyectos de investigación Alberto Gil Chamorro, José Antonio Díaz, Emilio Jiménez Díaz y Javier Pérez Gordillo). De hecho, en los posteriores congresos que sobre especies protegidas se celebraron en Extremadura era común la asistencia de expertos en quirópteros y las consiguientes comunicaciones (especies conocidas, inventarios poblacionales, estado de conservación, amenazas y riesgos, etc.) en Extremadura o proyectos específicos y de enorme impacto mediático, como el LIFE "Conservación de quirópteros amenazados en Extremadura" (http://xtr.extremambiente.es/quiropteros/). En 2008 tuvieron lugar, finalmente, las "Jornadas para la conservación y gestión de los quirópteros", que parecen consolidar definitivamente el buen tino en los trabajos de investigación y conocimiento en Extremadura, tanto de las especies  que conforman el orden Chiroptera como de sus hábitats, al estar presentes representantes de otras comunidades autónomas y de Portugal, pudiendo comparar resultados entre diferentes regiones. A ello hay que añadir las campañas divulgativas que sobre los quirópteros se han realizado desde la Junta de Extremadura en los colegios a lo largo y ancho de nuestra comunidad autónoma durante los últimos años.


Y tanto es así que ya tenemos los frutos. Un ejemplo es la última imagen que presento, que corresponde a la portada de un cuaderno editado por la Junta de Extremadura, un bonito dibujo realizado conjuntamente por Cecilia María González Zango y Cristina García Pérez, que nos demuestran que los "murcis" ya tienen dos amigas más por estas tierras (seguro que no son las únicas). Enhorabuena a todos los que continúan mejorando el conocimiento de los quirópteros extremeños y divulgando sus tan peculiares características.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada